"Trabajo en equipo: Mamá, papá, abuelos, nana."

Soy comunicadora, emprendedora y comediante y definitivamente la chamba más difícil y a la vez más increíble que me ha tocado hacer es la de ser mamá. No hay estudios que te llenen de conocimiento, no existe un manual para ser la mejor mamá o mejor papá, o cursos que te den un diploma,  simplemente la experiencia y los días te van enseñando como hacerlo. Al inicio es complicado, te haces un mundo, tienes dudas, miedos y piensas que tal vez no lo estás haciendo bien pero si le estás dando todo tu tiempo, esfuerzo y amor entonces lo estás haciendo excelente. Además,  para cada bebé, su mamá  y papá son lo mejor. 

Los días en casa con un bebé, en mi caso con dos, bueno con tres, se vuelven largos y agotadores, por eso, siempre que lo necesites pide ayuda. En mi caso, a papá solo le faltó dar de lactar, mi esposo es parte de la generación de los nuevos papás que no es que “apoyan a la mamá” si no más bien cumplen con su rol completo de papá. El cocina (porque le gusta y ha estudiado), cambia pañales, da la leche en biberón, las baña, saca chancho etc etc Créanme que así trabajando en equipo la cosa se pone mucho mejor. Por otro lado, yo trabajo en la computadora desde casa y a mi esposo ya se le terminaron los 20 días de licencia por paternidad, por lo que ahora pasa mucho tiempo viajando, por ello, tenemos un apoyo extra en casa. Cuando Leia se va al nido nos ayuda con los quehaceres del hogar y por las tardes nos ayuda jugando y entreteniendo a Leia.

 

Por otro lado,  los abuelos también cumplen un rol fundamental en este proceso. No solo están para apoyarnos con las bebés siempre que lo necesitamos, sino también pasan tiempo con Leia, fortalecen el vínculo y se la llevan fuera de casa los fines de semana a jugar, comer y pasear. Esta ayuda es clave por que aquí todos se benefician.  No tengas miedo de pedir ayuda, aunque sientas que tienes todo bajo control, a veces es necesario dedicarte unas horas a ti misma, a ir a comer con tu pareja, a salir a caminar, a trabajar si necesitas hacerlo o simplemente si quieres descansar y darte un break, eso no te hace una mala mamá o mal papá, al contrario, te vas a llenar de energía para continuar haciendo lo mejor que puedes y dando lo mejor de ti. El trabajo en equipo siempre es bueno en cualquier chamba, más aún en esta.