Como papás nos quejamos de que nuestros hijos no nos apoyan con las tareas del hogar sin darnos cuenta que somos los únicos culpables de esa actitud, pero tranquilos que este pequeño problema se soluciona con responsabilidades hechas a la medida de nuestros hijos.

Si tu hijo tiene entre uno y dos años enséñale a tirar el pañal al tacho, la ropa que le retiras antes de bañarlo que él o ella lo coloque en el cesto de ropa, y que recoja sus juguetes.

Por otro lado si tiene tres años debe estar bajo la supervisión de papá o mamá ya que están en una etapa en la que aún no comprenden lo que hacen bien o mal así que enséñale a llevar su plato al lavadero, juntos tiendan la cama o preparen la mesa antes de cada comida :), siempre de forma dinámica y lúdica.

Si por el contrario tiene entre tres y cuatro años empieza a dejar que se vista solo/a, que ordene sus juguetes o libros por tamaño, si en caso tienen una mascota en casa que le coloque su comida y agua, si tu hijo comete un error en el proceso no lo castigues o grites, simplemente conversa con él sobre lo ocurrido, recuerda que es un niño y está en proceso de aprendizaje. Finalmente si tu hijo tiene cinco años está en la capacidad de ayudarte a regar las plantas, decorar un postre o guardar la ropa limpia en sus cajones.

Recuerden papás que durante cada actividad que le enseñen a sus hijos, ellos desarrollarán el sentimiento de autoeficacia que es fundamental en la construcción de su autoestima.