Hoy debemos pagar factura, no solo por el gasto en regalos, sino por el panetón, pavo, puré, etc. que comimos en las festividades de diciembre, peeero como todo en este mundo tiene solución, hoy te compartiré una vía que no solo reducirá esos kilitos que no te permiten lucir el bikini, sino que cambiará tu estilo y filosofía de vida... las artes marciales.

Las artes marciales nacen con el monje budista Bodhidharma quien sintetizó el conocimiento del cuerpo humano, la técnica de pelea de animales junto con una técnica de meditación y control de la energía creando un sistema de acondicionamiento físico (pelea sin armas).

Con esta disciplina aprenderás a tener control sobre cada parte de tu cuerpo y a tonificarlo de forma parcial. Por ejemplo, yo practico Capoeira (aunque no lo crean no importa la edad, solo la actitud) tres veces a la semana y mi cuerpo ha alcanzado una flexibilidad que nunca pude lograr en ninguna clase de Educación Física en el colegio, sumado a ello he logrado controlar mi peso desde que lo practico dado que no es solo saltar o dar patadas, sino que con los ejercicios de resistencia quemas tantas calorías como correr media hora. Por otro lado está el Karate, el cual conozco porque mi hermano lo practica. Esta arte marcial incorpora el espíritu Zen y técnicas de autodefensa, es sorprendente cuántas calorías puedes quemar practicando Karate, mi hermano cuenta en las reuniones que se cambia dos polos en cada entrenamiento.

Así también encontramos el Tai Chi, Judo, Aikido y Taekwondo y todas se rigen bajo principios como la compasión, honor, honradez y justicia, entre otros. Los cuales hacen que nuestra sociedad cambie el chip que éstas disciplinas generan violencia, porque no es un deporte de combate, son disciplinas que entrenan el cuerpo para defenderse.

Espero les haya gustado este pequeño consejo sobre estilo de vida saludable y les sirva para lucir un cuerpazo este verano.