Hace un par de días noté que mi hijo le teme a la oscuridad lo cual me hizo retroceder en el tiempo y analizar en qué momento nacen nuestros miedos.

Recuerdo que yo le temía a los monstruos dado que a mi corta edad las sombras parecían seres espeluznantes o las pantuflas en la noche parecían monstruos debajo de la cama, pero recurramos a la ciencia para explicar el porqué de estos acontecimientos.

El miedo empieza luego de nuestro nacimiento dado que como bebés pasamos de un ambiente cálido y protegido a un lugar frío e incómodo, por eso que al vernos indefensos sentimos terror y lloramos. Cuando tenemos la edad para ir al cole por primera vez adquieres el Miedo a la indepedencia ya que lloras y lloras pensando que tu madre te ha abandonado.

A medida que crecemos, todo en la vida cambia porque el cerebro se vuelve más racional y los temores pasan de ser imaginarios a ser reales, estos miedos pueden ser hacia un desastre natural o la muerte de un familiar.

Pero ante un problema siempre hay una solución, así que en base a la ciencia y mi experiencia, les aconsejo que:

  • - Sean pacientes y no asusten a sus hijos porque solo generarán inseguridad en ellos.
  • - Por las noches, abre con tu hijo/a el armario, colócate debajo de la cama o asómate con ellos por la ventana, así les mostrarás que no hay nada que temer. - No ignores sus temores, demuéstrale que es un proceso que todos hemos pasado.

¡Paciencia y buen humor papás! ;)

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *