“Lo saludable es rico”

Enseñémosle a nuestros pequeños que lo saludable es más rico de lo que se ve. ¡Empecemos!

 

Particularmente, soy una mamá que le encanta el zapallito y las berenjenas por eso, en casa, los sábados preparo berenjenas gratinadas con un poco de queso o salsa blanca, las coloco en el honor por unos minutos y cuando está le rocío un poco de aceite de oliva antes de servir. Wow, ¡queda buenazo!

Los viernes, luego que todos en casa estamos libres, vemos una película acompañada de ricos aperitivos como los wraps. Yo particularmente los hago con pollo sancochado, mayonesa casera, tomate y lechuga, súper práctico y rápido.

Los domingos por la mañana en casa solemos dormir hasta las 9 o 10 am, así que engrío a mi esposo e hijo con omelettes y al lado le coloco tomate, palta y queso (hecho en casa), además de un jugo de naranja. Es un boom cada domingo!

Finalmente, cuando salimos de paseo o tenemos un full day, preparo lonchera para el camino con sándwiches de jamón de pavita, lechuga y tomate; en un frasco de vidrio las salsas en sachet y listo, no necesitamos parar en una bodega o grifo y aprovechamos cada hora para disfrutar del paseo familiar.

Así que ya saben papitos, si lo que quieren es ser más prácticos sin perder el toque saludable sigan estos consejos en casa.

“Frutas y verduras por edades”

Mientras más van creciendo nuestros pequeños más importante se vuelven los alimentos que necesitan comer para su buen desarrollo físico-mental y dentro de esta alimentación se encuentran las frutas y verduras.

A los seis meses, las frutas como las manzanas, plátanos, uvas peladas, el kiwi y la piña son buenísimos para comenzar (sin dejar la leche materna). Adicionalmente, algunas verduras que pueden ir comiendo son los tubérculos como la papa, semillas verdes de legumbres, tomate, zanahoria, cebolla y brócoli.

Con respecto al tema de los cítricos y frutos rojos, es muy importante consultar a su médico ya que existen diversas posiciones por considerarlos alergénicos.

Llegando al año, el melocotón y albaricoque son una opción de frutas para agregar a su alimentación así como algunas nuevas opciones de verduras como la espinaca, col, espárrago y nabo.


Para finalizar, es importante agregar un dato extra que de hecho nos servirá bastante y es que a partir de los dos años de edad es bueno empezar a darles frutos secos que son sumamente importantes y con alto contenido nutritivo.

“Snacks y loncheras divertidas”

Algo que siempre es común en nuestros pequeños son sus altas exigencias para comer: son peores que los críticos de restaurantes. Hay que mantenerlos contentos y brindarles algo saludable por eso es importante encontrarle el punto medio.

Lo primero que puedes hacer es impresionarlos desde el desayuno. Coloca un plato de panqueques con fresas en forma de oso (solo hay que formar tres círculos con los panqueques) y se pueden variar los toppins como miel de abeja, miel de agave, mermelada, mantequilla de maní; con esto no hay pierde ;).

Para el medio día,  una tajada de piña con fresas, uvas y durazno en forma de un pollito son la perfecta elección.

Por otro lado, si tu niño es fanático del mundo marino, esta comida es la indicada: Tres rodajas de naranja con arándanos o uvas, fresas como la boca y zanahoria cortada al final del pez.  

Después de prepararles alguno de estos divertidos platos ellos aprenderán a disfrutar la comida saludable y natural, solo es cuestión de cómo mamis, ser creativas ☺.

 

Cerrar [ x ]