“Desayuno en la Cama”

En lo particular, la parte que más me gusta a mi es el desayuno en el Día de la Madre, ese rico menú que te preparan muy temprano con todo el amor y cariño del mundo. Así que les traigo unos tips para ser un experto preparando desayunos sorpresas (como el que me hicieron ayer)

Lo primordial a tener en cuenta es la bandeja donde vayan a servir el desayuno. De preferencia es bueno usar uno que tengas patas desplegables. El menú tiene que estar compuesto por cuatro elementos base, algo dulce, algo salado, un líquido y una pequeña decoración.

Empezando por lo salado, pan tostado con mantequilla, mixtos de jamón y queso o media lunas de mantequillas son una gran opción. Para lo dulce, tenemos galletas con chispas de chocolate, panqueques y la clásica ensalada de frutas con yogurt que es un golazo total. De líquido tenemos las tres opciones básicas que son: Jugo de naranja, leche o café; pero también puede ser un frappuccino o smoothie de alguna fruta en especial, todo siempre acompañado de un vaso con agua.

Para el toque final de tu deliciosa sorpresa, la decoración. Cada elemento de la bandeja tiene que ser impecable, buscar los recipientes indicados para cada. Y si quieren darle un toque personal, pueden añadir una tarjeta hecha a mano con un bello mensaje.

¡Listo! Ahora es momento de planificar y ponerse manos a la obra para darle esa gran sorpresa a mamá; porque así como yo, hay muchas que nos gustan esas pequeñas sorpresas.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Cerrar [ x ]