“Con mi tiza en mano”

Alguna vez hemos hecho la clásica travesura de pintar las paredes con un plumón, crayola o lápiz y luego mamá nos regañaba por un rato hasta que al final nos daba una hoja con colores al lado, pero cuando no había espacio en esa hoja, corríamos y cual Picasso seguíamos con nuestro arte.

Pero con la tendencia de utilizar paredes de pizarra de tiza, los muebles, refrigeradoras y otros espacios de la casa dejarán de preocuparles a las madres porque ahora podrán borrar lo que sus hijos hacen con facilidad, sin limitar su creatividad.

Hacer una pizarra de tiza es sencillo, solo necesitas la pintura negra especial para pizarra, bandejas antiguas de madera o tablas, una lija, ½ kg de cola fría Klunter (o la marca que prefieras) y cinta.

Primero, se lija la bandeja para darle uniformidad, se coloca la cinta en los bordes internos de la bandeja para evitar que estos se humedezcan y luego se coloca la pintura. Lo dejamos cerca y listo, tienes una pizarra que puede ir en la puerta del refrigerador, en el cuarto de tus hijos o en la sala, eso dependerá de tu creatividad y distribución de espacios.

Aquí te compartiremos ejemplos para que te generes una idea de cómo puedes formar nuevos muebles para tu casa.

2

1

0

 

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Cerrar [ x ]